Como trabajamos

Escoles Fundacio Creu Groga

Desde la Fundación Creu Groga, entendemos el deporte como herramienta para conseguir los objetivos que nos proponemos, es por ello, que queremos trabajar con el método «Programa de Responsabilidad Personal y Social (PRPS)». Este método es el programa elegido para la enseñanza de valores a través del deporte. Ver video

El PRPS tiene origen en el modelo del Teaching Personal and Social Responsability (TPSR) de Don Hellison, que comienza a desarrollarlo en la década de los ’80 en EEUU.

Este programa, que se basa en las teorías de la Resiliencia y del Desarrollo Positivo para integrar dentro de la práctica deportiva el aprendizaje vivencial de valores, reposa sobre un núcleo central muy definido: la idea de que los jóvenes, para ser individuos eficientes en el su entorno social, tienen que aprender a ser responsables de sí mismos y de los demás, a la vez que deben incorporar estrategias que les permitan ejercer el control de sus vidas. Ver video

En la práctica, el PRPS aplica a través de 3 componentes claves:

a) Los Niveles de Responsabilidad: Los niveles de responsabilidad describen la necesidad de repartir el poder, el control y la gestión de la sesión entre el profesor y/o entrenador y los estudiantes de una manera democrática. El itinerario que cada alumno recorre es muy personal y variable, de ahí que estos objetivos tengan que concretarse en niveles, que tienen un carácter progresivo y que suponen una mejora paulatina de las habilidades personales de respeto y personalidad tanto en el ámbito personal como hacia los demás. Así el aprendizaje de los comportamientos relacionados con los valores del programa es gradual, a partir de metas concretas y sencillas. Hellison (2003) y Escartí (2005) proponen cinco niveles de responsabilidad a través de los cuales los jóvenes aprenden a coger responsabilidades en pro de su propio desarrollo y bienestar, y contribuir al bienestar de los demás:

  • Nivel 1: Respeto por las opiniones y sentimientos de los demás
  • Nivel 2: Participación y esfuerzo
  • Nivel 3: Autonomía
  • Nivel 4: Ayuda y Liderazgo
  • Nivel 5: Transferencia

b) Las estrategias generales: Las estrategias metodológicas generales permiten crear consistencia temporal en la implementación del programa, incorporar los cuatro pilares metodológicos en las sesiones y trabajar de forma integrada los diferentes niveles de responsabilidad. Su aplicación contribuye a la asunción de los objetivos generales del programa y, por tanto, a desarrollar la responsabilidad.

c) La Estructura de sesión: Para conseguir que la educación en valores se haga constantemente, de una forma continuada y aprovechando al máximo el tiempo de cada sesión de actividad, este programa trabaja con un modelo de estructura de sesión específica. El objetivo final es pasar de la participación en función de las órdenes o indicaciones del profesor en la auto-dirección, a que los alumnos asuman las responsabilidades y la toma de decisiones en clase. Una sesión «tipo» basada en este modelo contempla las siguientes partes:

  1. Reunión inicial para «tomar conciencia»
  2. Responsabilidad en acción
  3. Reflexión grupal
  4. Autoevaluación + Transferencia